Arquitectura y artes para niños y jóvenes desde la educación no reglada

Por Maushaus y La Casa de Tomasa

De un tiempo a este, la creación de contenidos en educación de artes y arquitectura para niños y jóvenes por parte de los equipos y experiencias peninsulares, así como el tráfico de información de calidad, han conseguido no sólo un marco pedagógico de referencia excepcional para los colectivos internacionales y para nosotros mismos, sino que a través de la experimentación libre y no reglada de nuestras divertidas experiencias (y sirva de ejemplo la anécdota), los colegas del norte de Europa, sabedores de su capital educativo de vanguardia, miren al sur por primera vez, en busca de sana y fresca inspiración.

La situación en Finlandia la describe Jaana Räsänen, una de las mejores especialistas en educación de arquitectura para niños y jóvenes de Finlandia, en un texto traducido por Jorge Raedó que trata del papel de la Arquitectura dentro de la Educación Básica de Arte en Finlandia:

Las políticas relacionadas con el desarrollo de la educación y la formación se determinan en el Programa de Gobierno y en el Plan de Desarrollo para la Educación e Investigación, que es aprobado por el Gobierno cada cuatro años.[…] El Consejo Nacional de Educación de Finlandia es una agencia experta, que opera bajo los auspicios del Ministerio de Educación, el cual es responsable del desarrollo de la educación y la formación.[…]

Este Consejo ha preparado el Currículum Básico Nacional en educación de arquitectura. La Arquitectura se incluye dentro de las Artes Visuales. Las otras artes que el programa de gobierno considera son la música, el teatro, la danza, las bellas artes, el cine, la artesanía, el circo y las artes audiovisuales. […]

El plan avanzado de asignaturas de arquitectura en la Educación Básica en la Arquitectura tiene como objetivo desarrollar la comprensión del entorno construido requerida por la sociedad moderna. El objetivo de la enseñanza es que el alumno comprenda la interacción entre las personas y el medio ambiente natural y construido. El contenido de la enseñanza es cubrir toda la gama de entornos construidos, desde artículos y edificios sencillos a las entidades ambientales más grandes. El propósito de la enseñanza es ayudar a los alumnos a analizar y comprender el entorno y el mundo, para apoyar su educación general y promover sus habilidades para enfrentar los retos de la sociedad y tomar decisiones sostenibles en sus vidas. El patrimonio arquitectónico y su desarrollo constituyen el tema central de la enseñanza.

La enseñanza se basa en la percepción del espacio tridimensional y la formación de medio ambiente como resultado de las actividades culturales y sociales de las comunidades humanas. Se espera que la enseñanza desarrolle la capacidad del alumno para percibir, considerar, entender, conceptualizar y valorar su entorno. Los métodos de aprendizaje centrales incluyen solución creativa de problemas, la expresión personal del alumno y la construcción.”

Maushaus

Maushaus, taller de arquitectura

Allá por el año 2009, cuando Maushaus se decide a poner en marcha su programa experimental de arquitectura para niños en San Sebastián, el marco de referencia a nivel mundial es algo difuso y cada experiencia pedagógica, por su propia diversidad y especificidad, resulta inspiradora, animándonos a proponer nuestra particular manera de entender lo urbano en forma de curso regular a través de talleres progresivos y adaptados al juego con los más pequeños de la ciudad. Por entonces las experiencias más significativas a nuestro entender, en el marco internacional, fueron el departamento de educación del Alvar Aalto Museum; la escuela Arkki en Helsinki; Archikids NY, con un programa basado en lo constructivo, desarrollado en campamentos urbanos; y, las actividades online de Archikids London.

Aquí en la península, nosotros mirábamos hacia Cataluña y el proyecto “Qué es Arquitectura” que nos maravilló por la interrelación de las artes para explicar qué es la arquitectura. Todas las experiencias sumadas a nuestras inquietudes, nos impulsaron a la creación del primer curso extraescolar de arquitectura para niñ*s en la ciudad de San Sebastián, para el desarrollo de la educación artística y la comprensión del entorno urbano, a través de la introducción de conceptos espaciales básicos y herramientas para descifrar la ciudad.

Posteriormente, en nuestro camino, nos fuimos encontrando con experiencias similares a la nuestra que empezaron su andadura en esta dirección. Actualmente, el marco de referencia en la península es hoy muy amplio. Veamos si no, la extensa lista de componentes del grupo Playgrounds.

Arquitectura no reglada_m01 [1600x1200]

La casa de Tomasa

La casa de Tomasa se incorporó a esta corriente de educación de arquitectura en el año 2011 precisamente para unir dos pasiones: la arquitectura y la educación.

Nuestras referencias eran nacionales. Carmen descubrió a El Globus Vermell en Barcelona y su proyecto de difusión de la arquitectura y “vio la luz”. Profundizando en su trabajo e ideas llegamos a Maushaus y, con sincera admiración y respeto, pensamos que sería necesario hacer algo parecido en el sur de España dónde hasta el momento no había nada parecido. De las lecturas del educador Ken Robinson y el profesor Howard Gardner, mezcladas con lecturas de Lerner, Siza y Bo Bardi surgió el proyecto de La casa de Tomasa. Nuestro principal objetivo era facilitar la relación y la comprensión del entorno a través de la arquitectura. Para ello utilizamos las diferentes disciplinas artísticas y las inteligencias, la sensibilidad y la creatividad y capacidad de juego de los niñ*s.

En el VII Congreso DOCOMOMO “Arquitectura del movimiento moderno y la educación” ,celebrado en Málaga en noviembre de 2013, descubrimos la magnitud del Proxecto Terra y la manera de difundir y experimentar el territorio de una manera institucional y conocimos personalmente a los miembros de Maushaus, de Cuartocreciente y el trabajo de Javier Encinas. Allí nos encontramos por primera vez con Jorge Raedó, al que seguíamos por sus publicaciones en Amag, Osa Menor y “Qué es Arquitectura”

Por esa época también seguíamos admirados por cómo crecía el proyecto de Chiquitectos en Madrid. A través de internet comenzamos a buscar y seguir a las numerosas iniciativas que estaban surgiendo. Jorge Raedó elaboró su “Informe sobre educación arquitectónica para niños en España y Latinoamérica” de noviembre de 2013, elaborando un listado de los proyectos que se estaban realizando en ese momento.

Pero, ¿existe una necesidad de educación no reglada de arquitectura?

Existe una necesidad real de conocimiento, observación, análisis, reflexión y crítica de nuestras ciudades y de nuestro entorno para hacernos conscientes de dónde estamos y poder ser responsables de nuestro propio futuro.

Siempre existe la necesidad de pasar el testigo y dejar en manos de los niños, los valores que atesora cada ciudad.

De cara a crear valor en la comunidad y “patrimonizar” los aciertos y desaciertos urbanos para la ciudad del futuro inmediato, hemos de volver a la lógica urbana y para ello formar en arquitectura a la sociedad, para que se empodere la ciudad y su forma de habitarla, alejándonos de los estereotipos de ciudad carentes de contenido real:

“No demos a los niños lo que quieren, ellos merecen siempre algo mejor” -Svane Frode-.

Frente a esa necesidad que constatamos nos preguntamos también si por parte de los miembros de nuestra sociedad existe esa demanda real de lo que ofrece la educación no reglada de la arquitectura. Por decirlo de otro modo: ¿realmente la sociedad quiere personas críticas, analíticas, formadas, cultas, sensibles al arte, responsables de su futuro, capaces por si mismas de transformar el entorno?.

Las enseñanzas no regladas son aquellas que no están reguladas por ley. Sin embargo, la educación no reglada no está exenta de reglas para generar aprendizaje. Como en los juegos infantiles, desde los más simples a los más complejos, siempre hay reglas que garantizan el proceso del juego.

En el siglo XX, encontramos sistemas de educación no reglada, basados principalmente en lo experimental. Dado que en la educación reglada se trabaja mayormente con materias, vemos implícita la ventaja de la no reglada, en cuanto nos permite trabajar y desarrollar proyectos que entremezclan las materias, de una manera experimental y potenciando el trabajo colectivo, frente al mero desarrollo individual. El trabajo colectivo se desarrolla naturalmente aprovechando las mejores capacidades del grupo, pudiendo llegar a ser más complejo que cuando se trabajan objetivos individuales. Este tipo de educación facilita el desarrollo de la cooperación, la empatía y las sinergias con el otro. Enseñar y aprender colaboración en grupo es fundamental para conseguir la excelencia en cualquier disciplina. La arquitectura sigue siendo hoy un trabajo en equipo.

Un programa de arte y arquitectura, con técnicas al alcance de su mano busca la transmisión y asimilación de conceptos urbanos y arquitectónicos, para crear una mirada crítica, a través del juego, de la creación colectiva y potenciando la creatividad.

A continuación desarrollamos algunos aspectos relevantes respecto a la educación no reglada en arquitectura para niños y jóvenes:

Objetivos educativos:

  • Desarrollar la creatividad y la capacidad espacial a través del aprendizaje experimental.
  • Experimentar la arquitectura de primera mano aprovechando todos nuestros sentidos.
  • Conocer la arquitectura y su relación con las otras artes, que dialogan estrechamente desde sus bases estéticas.
  • Comprender los valores y características urbanas de la ciudad, comunidades o entornos rurales en los que vivimos. Experimentar el entorno, desde el edificio construido a la persona que tenemos al lado.
  • Crear una mirada crítica y consciente en la infancia.

¿Cómo lo haremos?

  • Experimentando la arquitectura con componentes de la realidad.
  • Trabajando la arquitectura, en el aula o taller, con materiales y procesos similares a los procesos reales.
  • Resolviendo retos que acaben de asentar los términos y dar sentido a lo aprendido.
  • Construyendo o participando en grupo, aprendiendo las técnicas y los sistemas propios de las artes y de la arquitectura.
  • Mostrando, analizando y poniendo en valor sus trabajos, que anticipan ya aspectos de su identidad, valorándolos y dándoles la representatividad que se merecen.
  • Canalizando la componente lúdica innata en la infancia para el desarrollo cognitivo.
  • Favoreciendo la observación, el análisis, la puesta en común de lo conocido, la reflexión crítica y potenciando la idea de que mediante la acción, el cambio es posible.

¿Dónde?

  • En centros y escuelas de arquitectura y arte para la infancia, a través de cursos extraescolares, campamentos o talleres ocasionales.
  • En museos y fundaciones artísticas, a través de instalaciones, talleres o cursos.
  • Eventos culturales en la ciudad, a través de acciones e instalaciones en el entorno urbano.
  • Publicaciones en papel y recursos online.
  • En el patrimonio de cada ciudad.

Para todo ello, en la construcción de este proceso, será necesaria la involucración de profesionales de la arquitectura, de la educación y en general de artistas y artesanos.

Como conclusión podríamos decir muchas cosas, pero quizás lo mejor será que lo diga otro. Citando a Jorge Oteiza:

“se conserva o se gana lo que se da”

Siendo el futuro una idea del pasado, centrémonos en dar un buen presente a la infancia para un mañana prometedor.

Anuncios